Al día

Prácticamente hecho para el reciclaje: el plásticoKHS promueve un circuito cerrado de plásticos con sistemas y soluciones sosteniblesdddd

Según la revista Forbes, cada año circulan en Europa alrededor de 140 botellas PET por cabeza, cifra que duplica con creces EE UU, con 290. A pesar de todas las críticas, el envase de plástico está creciendo en popularidad, con un aumento del número utilizado en alrededor de un 4% anual en todo el mundo. Sin embargo, también crece la conciencia de la necesidad de reciclar; según Forbes, se estima que el 57% de todas las botellas de PET usadas se recogieron en todo el mundo en 2019. Para 2029 la revista pronostica que esta tasa aumentará hasta el 68%, aunque con grandes diferencias de una región a otra. Mientras que el 57% de todas las botellas podrían recogerse en Europa, en EE UU esto sólo ascendería al 30%. China, por otro lado, podría convertirse en una especie de estudiante modelo y en diez años lograr una impresionante tasa de recolección del 82%. Sin embargo, recolectar no significa necesariamente reciclar: en los EE UU el 70% de todos los plásticos recolectados terminan en los sitios de eliminación de residuos, y en Europa el 30%.

El plástico se puede reciclar muy fácilmente, especialmente el PET. Es el único plástico que, cuando se recicla, satisface los requisitos legales que rigen los materiales de grado alimenticio. Mientras que con otros materiales, como el polipropileno, el polietileno y el poliestireno, la pérdida de calidad que se produce al aplicar los métodos de reciclaje habituales es irreversible, el PET reciclado siempre puede estar a la altura del material nuevo.

Por lo tanto, no es sorprendente saber que de las aproximadamente 477.000 toneladas métricas de PET que se utilizan cada año para fabricar botellas sólo en Alemania, alrededor del 93% de este material se recupera y se reutiliza. Sin embargo, sólo alrededor de un tercio se utiliza para hacer nuevas botellas; el resto se destina a la fabricación de películas y especialmente de fibras textiles. Esto significa que el circuito de reciclaje botella a botella se ve privado de un gran porcentaje de esta materia prima.

También hay que tener en cuenta la evolución del precio: mientras que el coste de lo que se conoce como PET virgen se basa en el del petróleo crudo y se beneficia del bajo precio actual del mercado del mismo, el precio del PET reciclado ha aumentado continuamente en los últimos tres años. Las empresas ahora tienen que pagar alrededor de un 20% más por el rPET que por el material original - también porque la oferta no puede satisfacer la creciente demanda.

Envase fabricado con PET reciclado.

El debate sobre el plástico presenta a las industrias de bebidas y alimentos una serie de grandes desafíos. El Grupo KHS tiene claro que el aumento del uso de PET reciclado ofrece una solución parcial significativa a este problema. Por ello, la empresa se centra en productos y servicios sostenibles que ayudan a cerrar el círculo del reciclaje.

Altos standards de calidad

No sólo hay que superar obstáculos de las materias primas, sino que algunos productores de bebidas también tienen reservas. A menudo temen que el material de rPET pueda decolorarse o que el nivel de viscosidad intrínseca baje. Otra cuestión son las normas de seguridad y, por lo tanto, la inocuidad del material. Una y otra vez se plantea la cuestión de si el reciclaje múltiple puede afectar a la calidad. Aunque esto todavía no se ha investigado completamente en la práctica, una cosa está clara: a medida que las cadenas de polímeros se reforman, no se deben hacer compromisos en cuanto a la calidad del material, siempre y cuando los aditivos se puedan separar completamente.

La Plataforma Europea de Botellas de PET (EPBP) es sólo una de las instituciones que ayuda a asegurar altos estándares de calidad con sus claras especificaciones y certificaciones. Mientras que hace unos pocos años la experimentación era abundante y las industrias de bebidas y alimentos adquirieron su experiencia con el PET reciclado a través de puro ensayo y error, desde el punto de vista técnico ya no hay nada que impida el uso global de altos porcentajes de PET reciclado. Más y más productores y marcas de bebidas están optando incluso por usar botellas hechas de 100% reciclado.

En los casos en que todavía no es así, se están dando a conocer los compromisos voluntarios; Poland Spring, una de las mayores marcas de agua de los Estados Unidos, y Evian quieren utilizar PET reciclado sólo para 2025. Las otras marcas de Danone Waters, Pepsi y Coca-Cola planean introducir una cuota mundial del 50% para esta fecha. ¿Su objetivo? Quieren que el consumidor interprete el ligero gris que puede producirse cuando las botellas de PET se reciclan varias veces como un sello de calidad para el envasado sostenible.

De las aproximadamente 477.000 toneladas métricas de PET que se utilizan cada año para fabricar botellas sólo en Alemania, alrededor del 93% de este material se recupera y se reutiliza

Botellas de plástico reciclado. Créditos: Victor Strasse.

KHS, estudiando el rPET desde 2012

El Grupo KHS examina el uso del reciclaje desde hace algún tiempo, de hecho desde 2012. El programa de servicio de KHS Bottles y Shapes se centra en su aplicación práctica en las estiradoras-sopladoras y, de hecho, en todas las líneas de llenado y envasado de la empresa. ?Realizamos pruebas para calificar el PET reciclado, de modo que podemos informar de antemano a nuestros clientes sobre el efecto que tendrá el material en las sopladoras y en la calidad de las botellas?, dice Arne Wiese, gerente de producto de Bottles & Shapes de KHS Corpoplast. El objetivo es poder cuantificar las diferentes calidades.

Para ello, KHS debe trabajar estrechamente con los fabricantes de preformas. A fin de cuentas, son ellos quienes a menudo someten las escamas de PET lavadas o el granulado de rPET a un procesamiento termomecánico posterior y las preparan para el moldeo por inyección. ?Estamos consultando con todos los principales transformadores de plásticos de Europa sobre este tema?, enfatiza Wiese. Y eso no es todo; KHS también está en contacto con varias empresas de ingeniería para la fabricación de preformas. Gracias a esta estrecha colaboración, los datos del proceso de moldeo por inyección pueden utilizarse justo a tiempo para adaptar el proceso de moldeo por estirado-soplado. Esto hace que la producción de botellas sea más rápida y eficiente y mejora la calidad de los envases terminados.

Frank Haesendonckx, jefe de Tecnología de KHS Corpoplast.

Sistemas adecuados

"Con el reciclado el color puede variar de un lote a otro, por ejemplo", es como Wiese esboza uno de los desafíos que enfrenta. ?El material más oscuro absorbe mejor el calor. La menor capacidad de calentamiento requiere menos energía. Esto hace que la producción sea más eficiente, pero significa que hay que hacer adaptaciones en el programa de moldeo por soplado en la máquina de moldeo por estirado-soplado?. Por lo tanto, es esencial que los efectos se cuantifiquen, continúa.

Otro desafío es la viscosidad intrínseca. ?Cuanto más tiempo se hierva el reciclado en el vacío, más largas serán las cadenas de polímeros. Esto significa que la viscosidad intrínseca aumenta y la calidad mejora. Sin embargo, esto resulta en costos adicionales que no todo el mundo está dispuesto a invertir?, añade Wiese. ?Aquí tenemos que encontrar la manera de redistribuir el material desde las zonas no críticas - la base de la botella en el caso del agua sin gas - a zonas más críticas?. La experiencia demuestra que los fabricantes de marcas de primera calidad -cuyos envases tienen paredes más gruesas- tienen menos motivos para ajustarse que los de descuento, en los que a menudo se han agotado todas las opciones de aligeramiento. Aquí es donde el reciclaje puede llegar a sus límites.

Arne Wiese, gerente de producto de Bottles & Shapes de KHS Corpoplast.

En este contexto, una tecnología desarrollada por KHS en cooperación con el fabricante de tecnología de inspección Agr International obtiene puntos: Unit Mold Control, un sistema de control digital y automatizado que regula individualmente las estaciones de soplado del InnoPET Blomax. Ayuda a controlar con mayor precisión la distribución del material, reduce las variaciones en el espesor de las paredes hasta en un 30% y disminuye las fluctuaciones de calidad durante el moldeo por estirado-soplado. ?Esto es especialmente relevante cuando se utiliza PET reciclado?, explica Frank Haesendonckx, jefe de Tecnología de KHS Corpoplast. ?Aquí, la calidad del material puede variar, lo que significa que cuanto menor sea el peso de la preforma, mayores serán las fluctuaciones del material en la botella y más inestable se volverá?. Durante la inspección continua del espesor de la pared el nuevo sistema identifica cualquier desplazamiento de material no deseado y lo contrarresta automáticamente, afirma Haesendonckx. ?El control de moldeo unitario combina la reducción de peso con la estabilidad de la botella y es, por lo tanto, una de las muchas respuestas sostenibles y efectivas que KHS tiene para los desafíos que plantea el actual debate sobre el envasado?.

Según el experto de Bottles & Shapes, Arne Wiese, no hay argumentos convincentes contra el uso de PET reciclado en las botellas de bebidas. La única diferencia relevante que ve entre el PET virgen y el material reciclado es el color ligeramente más oscuro. Sin embargo, se trata de una cuestión de clasificación, y sólo es realmente visible en las botellas de agua. Con otras bebidas, como la botella Beyond Juice desarrollada por KHS, que está hecha completamente de reciclado, el consumidor ni siquiera notaría la diferencia una vez que se llena la botella. En cuanto a la mecánica, nada impide que las empresas se conviertan al rPET, lo que ofrece condiciones ideales para la creación de una economía circular que funcione.

Fecha de publicación: 28/05/2020

Plasticos Universales - Diseño, control